BD BD Worldwide  |  Privacidad  |  Términos y condiciones  |  Aviso de Privacidad de Protección de Datos Personales
MexicoMéxico
Cuidados para la diabetes homeCENTRO DE APRENDIZAJEPRODUCTOS BD
[spacer image]









 
Problemas comunes al inyectar

Sangrado en la zona de inyección

Es normal que una pequeña cantidad de sangre aparezca cuando uno se inyecta la insulina. Este pequeño sangrado puede ser causado cuando la jeringa punciona un pequeño vaso sanguíneo. El sangrado puede ser detenido oprimiendo la zona de inyección con el dedo y un algodón.

Asimismo, asegúrese de:

  • No frotar el sitio,
  • Presionar ligeramente con el dedo,
  • Si aparece un moretón, no utilice esa zona nuevamente hasta que éste desaparezca.

Si usted sangra a menudo cuando se inyecta, tal vez lo esté haciendo incorrectamente o quizá tenga un problema médico. Consulte a sumédico si observa sangrados frecuentes.

 

Para hacer que la inyección se vuelva más cómoda

En general, las inyecciones de insulina no lastiman, pero si siente dolor frecuentemente mientras se inyecta, trate lo siguiente:

  • Consulte a su médico para ver si su técnica de inyección es la correcta,
  • Espere a que se seque el alcohol de su piel antes de inyectarse,
  • Vea si no está doblando la aguja de la jeringa cuando la destapa,
  • Inyecte la insulina cuando esté a temperatura ambiente.Recuerde que inyectar insulina fría duele,
  • Mantenga los músculos de la zona de inyección relajados,
  • No utilice más de una vez su aguja. Al re-usar la jeringa, la aguja puede doblarse, aumentando el dolor y pudiéndose romper dentro de la piel,
  • Las dosis de insulina grandes duelen más que las pequeñas. Para minimizar estas molestias pregunte a su médico si es posible inyectarse menos insulina pero más seguido,
  • Penetre rápidamente la piel,
  • Trate de no inyectarse en el músculo. Recuerde hacer un pellizco antes de inyectarse,
  • Hable con su médico para ver si puede utilizar otro tamaño más pequeño de aguja,
  • Pregunte a su médico si puede inyectarse en otros sitios del cuerpo,
  • Utilice las jeringas BD, ya que son las más delgadas del mercado y tienen una cubierta especial para que penetren fácilmente la piel. Además son las jeringas hechas con los más altos estándares de calidad.

 

Goteo de insulina después de la inyección con la pluma jeringa

Si usted utiliza una pluma para administrar la insulina y nota que gotea un poco de está después de aplicarse la inyección, eso quiere decir que no ha recibido toda la dosis de insulina que necesita.Para estar seguro de que su dosis entre a su cuerpo por completo, espere 5 segundos antes de remover la aguja de su piel (10 segundos si las dosis son mayores a 25 unidades o si utiliza un calibre de la aguja de 30 o 31 G).

Asimismo, nunca lleve la pluma con la aguja puesta, esto puede causar que el aire entre en el cartucho y que la velocidad con la que fluye la insulina por la aguja sea más lenta.

 

Salida de insulina del sitio de inyección

Si usted ve que una pequeña cantidad de insulina sale a través del sitio de inyección después de retirar la aguja, coméntelo con su médico, ya que tendrá que utilizar una aguja más larga u otro sitio para inyectarse. Es probable que no esté realizando el pellizco adecuadamente o que esté retirando la aguja demasiado pronto.

Obstrucción de la jeringa o de la aguja para pluma

Si le cuesta trabajo bajar el émbolo para inyectar la insulina, se puede deber a lo siguiente:

  • Una pequeña cantidad de insulina se quedó en la aguja de una dosis previa. Solución: No vuelva a usar la jeringa,
  • Hay un grumo en la insulina. Solución: Asegúrese de mezclar la insulina adecuadamente antes de utilizarla,
  • Sacó la insulina del vial mucho tiempo antes de inyectársela, por lo que se secó la insulina en la aguja. Solución: Saque la insulina cuando se vaya a inyectar.

 

Problemas de la piel en los sitios de inyección

Pueden presentarse algunos problemas en la piel donde se inyecta insulina. Esto se debe a los cambios en el tejido graso. Existen 3 diferentes tipos de cambios:

  • Hipertrofia (también conocida como lipohipertrofia o hipertrofia insulínica). Se presenta como una zona suave y abultada. Puede ser causada por los efectos naturales de la insulina (uno de sus efectos es hacer que crezca el tejido graso) o por el re uso de las agujas. Para prevenirla debe rotar el sitio de inyección y no re-usar las agujas.
  • Atrofia (conocida también como lipoatrofia). Se caracteriza por la pérdida de tejido graso debajo de la piel en el sitio de inyección. Puede verse como una depresión en la piel y tiene una textura firme. Frecuentemente ocurre cuando se usan insulinas impuras.

Las lipodistrofias son causadas por inyectarse muchas veces en el mismo sitio o cuando se usan las agujas otra vez. Para prevenirlas debe:

  • Rotar el sitio de inyección,
  • Rotar los lados (izquierdo-derecho) del cuerpo donde se inyecta,
  • No re-use las jeringas. Siempre utilice una aguja nueva.

Muchas personas encuentran que es menos doloroso inyectar en las lipodistrofias (generalmente llamadas “lipos”) que en otros sitios que no tengan esta afección. Aunque esto sea verdad, no debe inyectarse en estas zonas, ya que la insulina no se absorbe adecuadamente. Es más, uno debe inyectarse hasta 2 veces más insulina en estas zonas para que se obtengan los mismos resultados que cuando se inyecta en una zona sana.

Las “lipos” son más fácil de sentirse que de verse. Por lo tanto, revise frecuentemente su sitio de inyección con los dedos. Si siente alguna bolita o textura extraña en la piel, cambie el lugar de inyección y consulte a su médico.

 

Inyectando con algún problema de la visión

Si usted tiene dificultades para ver, le costará un poco de trabajo sacar la dosis correcta de insulina.

A continuación, se dan algunas sugerencias para que saque la dosis adecuada:

  • Tal vez se le haga más fácil manejar una pluma de insulina, ya que no tiene que estar viendo la escala de unidades, sino que con un botón puede poner su escala sin ninguna dificultad. Consulte con su médico para que le sugiera si es mejor utilizar la pluma que la jeringa.
  • Pida ayuda a un familiar para que saque la dosis correcta de insulina. Pero asegúrese primero de que la persona que lo ayudará haya recibido entrenamiento por una enfermera o un educador en diabetes y que sepa cuantas unidades debe ponerle, la forma de inyectarse y los sitios en donde debe hacerlo. Pida a su familiar que tome este entrenamiento lo antes posible.
  • Puede pedirle a un familiar que revise si sacó bien la dosis.

 

Recordando la inyección de insulina

No es muy común que se olviden las inyecciones de insulina y más si lo hace a diario. Olvidar la inyección de insulina puede afectar su nivel de azúcar y, por lo tanto, su salud. Para recordar que tiene que inyectarse la insulina, anótelo en una agenda o un diario.

Puede únicamente anotar que se inyectó opuede anotar la cantidad y el tipo de insulina a inyectarse, si ya se inyectó y la hora en que lo hizo.



[spacer image]
[spacer image]