BD BD Worldwide  |  Privacidad  |  Términos y condiciones  |  Aviso de Privacidad de Protección de Datos Personales
MexicoMéxico
Cuidados para la diabetes homeCENTRO DE APRENDIZAJEPRODUCTOS BD
[spacer image]









 
Guía para el cuidado de la diabetes en adultos mayores

Cuando un ser querido ha sido diagnosticado con diabetes, es natural que quieras hacer todo lo posible para asegurarte que tenga una buena salud y calidad de vida.  Pero, ¿por dónde empezar? y ¿qué es lo que tengo que saber?

 

Para ayudarte con las respuestas que necesitas la Sociedad Americana de Geriatría ha desarrollado un compendio de guías muy entendible para mejorar el cuidado del adulto mayor con diabetes.

 

Específicamente diseñado para cubrir las necesidades de las personas de la tercera edad que viven con diabetes, estas guías toman en consideración que la gente mayor con esta enfermedad:

 

  • Experimenta una alta taza de muerte prematura, así como discapacidad física y mental.
  • Son más propensos al desarrollo de enfermedades coexistentes, incluyendo presión arterial elevada, enfermedades cardiovasculares e infartos.
  • Tienen un riesgo mayor de desarrollar algunas condiciones asociadas al proceso de envejecimiento, como depresión, reducción de la función mental, incontinencia urinaria, desmayos con golpes, dolor persistente y sobredosis de medicamentos.

Conocer los riesgos asociados a la diabetes es una de las cosas más importantes para asegurarte que tu familiar reciba el cuidado adecuado en todo momento. Otro componente vital es la personalización. En las guías se hace énfasis en que ningún individuo es igual a otro y toda la gente necesita un plan personalizado para el cuidado de la diabetes. Lo que funciona para un individuo no es el mejor tratamiento para otro, ya que hay gente que puede ser lo bastante saludable como para cuidar de su diabetes por si sola, mientras que otros tienen una o más complicaciones. Otros pueden ser débiles, tener pérdida de la memoria u otras enfermedades crónicas adicionales a la diabetes.

 

Después de hablar con tu familiar y haber evaluado su historia  clínica, el médico designara las cifras de control de glucosa en sangre  y el tratamiento adecuado. Además de las recomendaciones del médico, ten en mente que:

 

  • El control estricto de la glucosa en sangre puede reducir el riesgo de la ceguera relacionada con diabetes y la enfermedad renal causada por el daño de los pequeños vasos sanguíneos.
  • El riesgo de un ataque al corazón o infarto puede ser disminuido con un manejo adecuado de la presión sanguínea y colesterol.

Para saber más, revisa el resumen de las guías a continuacióno y asegúrate de hablar con el médico que atiende a tu ser querido. Entre más informado estés, puedes asegurar una mejor calidad de vida para tu familiar y una paz interior de la cual los dos disfrutaran.

 

 

Resumen de las guías

 

1.      A menos de que existan circunstancias especiales donde pueda ser perjudicial,  se recomienda que los adultos mayores tomen de 81 a 325 mg de ácido acetil salicilíco al día para reducir el riesgo de infarto o ataque al corazón.

 

Estudios clínicos han demostrado que la aspirina puede reducir el riesgo de ataques al corazón y enfermedades cardiovasculares en pacientes con diabetes. La dosis de aspirina en estos estudios va de 75 hasta 325 mg.

 

2.      Personas mayores con diabetes que han tenido un alto nivel de colesterol LDL deben tener un cambio en la actividad física y alimentación o el agregar medicamentos que reduzcan el colesterol.

 

Varios estudios han demostrado que disminuir el colesterol LDL reduce el riesgo de tener un infarto o ataque al corazón en personas mayores con diabetes. Personas mayores con niveles normales o cercanos a lo normal de colesterol LDL y bajo colesterol HDL o triglicéridos elevados se le deben dar medicamentos además de educación en nutrición.  Los conocimientos sobre nutrición, el  incremento del ejercicio y pérdida de peso mejoran la salud cardiovascular en adultos mayores con diabetes.

 

3.      La hipertensión arterial debe ser tratada gradualmente para evitar complicaciones con un objetivo de presión menor a 130/80 mmHg, si es tolerada.

 

Hay una fuerte evidencia de numerosos estudios clínicos que indican que el tratamiento médico para el control de la presión arterial reduce la muerte por ataques cardiacos e infartos en personas de edad media y adultos mayores. Por que adultos mayores pueden tener menos tolerancia a la reducción de la presión sanguínea,  deben ser tratados gradualmente para evitar complicaciones.

 

4.  El objetivo de hemoglobina glucosilada A1c  (HbA1c) debe ser personalizado. La Asociación Americana de Diabetes sugiere una meta del 7% o menos para adultos relativamente saludables. Para personas débiles, 8% es una meta más realista  así como para otros pacientes en quienes el control estricto representa un riesgo mayor que los beneficios que puede traer.

 

Estudios clínicos en personas en edad media tardía con diabetes tipo 2 han encontrado que 1% de reducción de la HbA1c reduce el 37% de complicaciones en los pequeños vasos sanguíneos y la reducción en 21% de otras complicaciones asociadas con la diabetes. Así mismo, adultos mayores quienes se encuentran en un estado de salud razonable o aquellos que ya desarrollaron algunos problemas en los pequeños vasos sanguíneos se pueden ver beneficiados con un control más estricto de la glucosa en sangre.

 

Los adultos mayores débiles son los que están en mayor riesgo de presentar niveles bajos de glucosa en la sangre (hipoglucemia), si toman ciertos medicamentos necesitan hacer el monitoreo de glucosa con más frecuencia. El médico tomará en cuenta el riesgo de hipoglucemia para establecer el objetivo de HbA1c. 

 

5.      Alienta a la persona y a quienes la cuidan a recibir educación en diabetes.

 

Estudios han demostrado que la educación en el uso de medicamentos, el  monitoreo de la glucosa y el  reconocimiento de los niveles altos y bajos de glucosa pueden mejorar el autocontrol de la persona con diabetes.

 

Para muchas personas, especialmente para aquellas con complicaciones de la diabetes, la asesoría personalizada o pláticas grupales con un educador en diabetes pueden mejorar el autocontrol.

 

6.     6.       Personas mayores deben examinarse regularmente los ojos, los pies y hacerse pruebas de función renal.

 

Estudios han demostrado que el diagnóstico y el tratamiento oportuno y adecuado  de la retinopatía diabética reducen el riesgo de ceguera.

 

Todas las personas con diabetes deben hacerse un examen de los pies por lo menos una vez al año. Éste tipo de exámenes permiten un diagnóstico oportuno de  neuropatía y daños que pueden convertirse en ulceras que pueden conducir a la amputación.

 

El examen de microalbuminuria en orina debe realizarse en el momento del diagnóstico de diabetes tipo 2 y posteriormente cada año. Enfermedades de los riñones pueden evitarse o disminuir su evolución manteniendo a tu familiar con niveles normales de glucosa y un tratamiento adecuado de la presión arterial.

 

7.      Personas que fuman deben ser auxiliadas con asesoría y medicamentos  para dejar de fumar.   

 

De las personas con diabetes, los fumadores tienen un mayor riesgo de muerte prematura por enfermedades del corazón. La buena noticia: es que en sólo 2 a 3 años de haber dejado de fumar,  el riesgo de una enfermedad coronaria disminuye a niveles similares de aquellas personas que nunca han fumado.

 

8.      Monitorear y tratar las siguientes condiciones relacionadas a la edad son más comunes en adultos mayores con diabetes como: depresión, desmayos con golpes, incontinencia urinaria, pérdida total de la memoria y otros problemas mentales, además de dolor persistente.

 

o  Personas mayores con diabetes tienen un mayor riesgo de depresión. El médico familiar cuenta con varios cuestionarios de rutina que pueden ayudarle ha juzgar si el paciente esta deprimido.

 

o  Personas mayores con diabetes tienen mayor riesgo de desvanecerse y provocarse un fuerte daño. Las causas relacionadas a la diabetes incluyen discapacidad física, problemas de visión, daño en el sistema nervioso de pies y piernas, bajos niveles de glucosa o efectos secundarios por medicamentos.

 

o  Mujeres adultas con diabetes tienen un riesgo mayor de presentar incontinencia urinaria que los hombres. Esto puede ser debido a los  altos niveles de glucosa en sangre y a otros problemas de salud que pueden provocar la pérdida del control urinario, así que mejor acude a tu médico familiar para que revise la causa.

 

o  La pérdida de la memoria y de otras habilidades  mentales pueden hacer más difícil el monitoreo de la glucosa, alimentarse adecuadamente y tomar sus medicamentos en los horarios prescritos.

 

o  Adultos mayores con diabetes pueden experimentar dolor por daño nervioso, y aquellos con dolor comúnmente se encuentran con tratamiento.

 

9.      Personas mayores con diabetes deben ser evaluadas cuando asistan al médico a causa de efectos secundarios o interacciones por medicamentos.

 

o  Adultos mayores con diabetes tienen un mayor riesgo de tener efectos secundarios por medicamentos y por interacción entre ellos, ya que toman varios medicamentos al día para el control de la glucosa, colesterol, presión arterial y otras condiciones. El médico debe revisar cada prescripción y otros medicamentos que no requieren receta y suplementos que este tomando el paciente en cada visita y revisar si los está tomando adecuadamente.

 

Ejemplos de reacciones adversas por medicamentos en el cuidado de la diabetes:

  • Personas con función renal disminuida no deben de usar metformina ya que incrementa el riesgo de acidosis láctica, una rara pero seria complicación.
  • La cloropropamida permanece por mucho tiempo en el cuerpo, particularmente en adultos mayores. Esto esta asociado con el riesgo de hipoglucemia  y este riesgo se incrementa con la edad.
  • Algunos medicamentos para la hipertensión como los inhibidores de los ECA pueden ocasionar falla renal como efecto secundario, así que es muy importante que se revise la función renal de 1 a 2 semanas después de haber iniciado  el medicamento, con cada incremento de dosis y por lo menos una vez al año.



[spacer image]
[spacer image]