Síntomas


Los cuatro primeros síntomas son los clásicos, sin embargo, existen más:

  • Sed 
  • Orina frecuente
  • Presencia de azúcar en la orina
  • Hambre excesiva
  • Pérdida de peso repentina
  • Visión borrosa
  • Fatiga
  • Heridas que tardan mucho en cicatrizar
  • Hormigueo, entumecimiento en los pies
  • Picazón en la piel
  • Infecciones urinarias
  • Pérdida de conciencia